91 522 84 39

Calle Hortaleza, 46 1ºB 28004 Madrid

Dolor de espalda: Síntomas, Diagnóstico y Tratamiento

Más del 80% de la población sufrirá dolor de espalda durante su vida. En la mayoría de los casos el dolor puede estar relacionado con alguna patología muscular o de partes blandas, como son los tendones y ligamentos. O puede atribuirse a una condición específica de la columna vertebral, de los huesos, discos intervertebrales o de las raíces nerviosas.

Mientras que el dolor de espalda es algo muy común, los síntomas y su severidad varían enormemente. Una simple tensión en el músculo, ya sea una contractura muscular o un espasmo, podría molestar bastante y hacer necesaria una intervención más inmediata, mientras que la degeneración del disco podría causar una incomodidad sólo suave, intermitente en una fase inicial. Aunque en una fase más avanzada es un problema muy incapacitante.

La identificación de los síntomas y conseguir un diagnóstico que señale la causa subyacente del dolor es la primera intervención a obtener si queremos conseguir un alivio del dolor eficaz.

Signos y síntomas

Los síntomas del dolor de espalda varían mucho. Su dolor puede ser sordo, ardiente o agudo. Usted puede sentirlo en un solo punto o sobre un área amplia. Puede ser acompañado por espasmos musculares o rigidez. A veces, puede extenderse en una o ambas piernas.

Hay 3 tipos diferentes de dolor de espalda:

  • Agudo - dolor que dura menos de 3 meses
  • Recurrente - los síntomas agudos vuelven
  • Dolor crónico de más de 3 meses

Dolor de espalda

La mayoría de las personas que tienen un episodio de dolor agudo tendrán al menos una recaída. Aunque la causa real del dolor de espalda no se conoce a menudo, los síntomas suelen resolverse por sí mismos. Se ha demostrado que los factores psicosociales, como la confianza en sí mismos y la capacidad percibida para hacer frente a la discapacidad, son predictores de quienes podrían no recuperarse del dolor de espalda como se esperaba. Solíamos creer que la causa del dolor de espalda estaba directamente relacionada con los tejidos de nuestro cuerpo, pero ahora estamos comprendiendo que la condición es más compleja.

Aunque el dolor de espalda raramente es grave o amenaza la vida, hay varias condiciones que pueden estar relacionadas con este dolor, tales como:

  • Enfermedad degenerativa del disco: A medida que el disco se degenera puede permitir pequeños movimientos en ese segmento de la columna vertebral e irritar una raíz nerviosa.
  • Estenosis espinal: El canal espinal se estrecha debido a la degeneración, que puede ejercer presión sobre la raíz nerviosa y causar, por ejemplo, ciática si se localiza en la zona lumbar.
  • Fracturas: De los cuerpos vertebrales o de las costillas.
  • Hernia de disco: El núcleo interno del disco puede salir a través de la ruptura del anillo e irritar una raíz nerviosa cercana.
  • Osteoartritis: La degeneración de las pequeñas articulaciones en la parte posterior de la columna vertebral puede causar dolor de espalda y disminución de la flexibilidad. Puede también conducir a la estenosis espinal y el nervio se aprisiona.
  • Osteoporosis: Muy presente en personas de avanzada edad.
  • Tumores de la columna vertebral.

Mientras que solíamos creer que la lista anterior contribuye directamente al dolor de espalda, la investigación ha demostrado que estas condiciones también están presentes en personas sin dolor (asintomático).

¿Cómo se diagnostica?

Su médico realizará una evaluación exhaustiva que incluya:

  • Una revisión de su historial de salud, junto con un examen estructural y muscular actual.
  • Preguntas sobre sus síntomas específicos.
  • Un examen minucioso que incluya la evaluación de la calidad y cantidad de sus movimientos, y cualquier comportamiento de movimiento que pueda ponerlo en riesgo de recuperación retardada.
  • Pruebas para identificar signos o síntomas que podrían indicar un problema de salud grave, como huesos rotos o cáncer.
  • Evaluación de cómo usa su cuerpo en el trabajo, en casa, durante el ejercicio y en el tiempo libre.

En el caso que lo considere oportuno solicitará la realización de pruebas de imagen, como Rayos X (Esta prueba proporciona información sobre los huesos de la columna vertebral. A menudo se utiliza una radiografía para comprobar si hay inestabilidad espinal, como espondilolistesis, tumores y fracturas), Tomografía computarizada (Esta es una prueba muy detallada que incluye imágenes de sección transversal. Proporciona detalles sobre los huesos de la columna vertebral. También puede usarse para verificar condiciones específicas, como una hernia de disco o estenosis espinal), Resonancia Magnética (Es particularmente útil para evaluar ciertas condiciones al proporcionar detalles del disco intervertebral y las raíces nerviosas, que pueden estar irritadas o pinzadas. Son útiles para descartar infecciones espinales o tumores), Electromiografía y estudios de Conducción nerviosa. O también otras pruebas diagnósticas que pueden incluir estudios de sangre para determinar si hay un trastorno subyacente.

Es importante entender que los síntomas del dolor de espalda pueden significar cosas diferentes. Por ejemplo, el mismo síntoma podría indicar una inflamación, problema de atrapamiento de nervios, disco resbaladizo o problema muscular. Por eso encontrar la causa exacta es tan vital. Por ejemplo, uno de los tipos más comunes de dolor de espalda estructural es la ciática. La ciática es en realidad un síntoma de una condición de espalda. La causa de la ciática puede deberse al síndrome Piriforme (desequilibrio muscular en la parte inferior de la espalda o en la pelvis causando un tirón), hernia o abultamiento del disco, espondilolistesis (trastorno que, por lo general, afecta a la columna lumbar), vértebra adyacente o tumor espinal. Así como se puede ver, hay numerosas causas de la ciática, cada uno requiere un plan de tratamiento específico.

Los problemas de espalda pueden ser causados por muchos factores como: Postura deficiente (posición incorrecta al sentarse, leer, dormir o trabajar ante el ordenador), lesiones (coche, deportes o deslizamiento y caída), técnicas inadecuadas de flexión y elevación, fuerza muscular inadecuada, músculos acortados, músculos tensos o ligamentos, escoliosis, estenosis espinal, ciática, nervio pinzado, disco resbalado, abultado o disco herniado o inestabilidad segmentaria (movimiento excesivo entre dos vértebras, causando pinzamiento o irritación de la raíces nerviosas), artritis, sobrepeso. Muchas personas se encuentran con dolor de espalda después de sentarse durante largos períodos de tiempo, doblar la cabeza y el cuello hacia adelante reiteradamente o en largos períodos, participar en deportes sin calentamiento o simplemente viajar con frecuencia en avión o desplazamientos largos en vehículo.

Una vez diagnosticada la causa su médico le remitirá a otros profesionales de la salud para la recuperación de su problema, como es el caso del fisioterapeuta.

Síndromes del dolor músculo-esquelético

Los síndromes de dolor músculo-esquelético que producen dolor de espada incluyen síndromes de dolor miofascial y fibromialgia.

El dolor miofascial se caracteriza por dolor y sensibilidad en zonas localizadas (puntos de activación), pérdida de amplitud de movimiento en los grupos musculares implicados y dolor irradiado en una distribución característica, pero restringido a un nervio periférico. El alivio del dolor se comunica a menudo cuando el grupo muscular involucrado se estira.

La fibromialgia produce dolor y sensibilidad en la palpación de 11 de 18 puntos gatillo. Se informan rigidez generalizada, fatiga y dolor muscular.

Otras causas esqueléticas

Otras causas esqueléticas de dolor de espalda incluyen osteomielitis, sacroileítis y tumores.

La osteomielitis es el resultado de procesos infecciosos que afectan a los huesos de la columna vertebral, mientras que la sacroileítis es el resultado de cambios inflamatorios en las articulaciones sacroilíacas. Este dolor se presenta sobre las articulaciones sacroilíacas e irradia a las caras anterior y posterior de los muslos. Este dolor suele ser peor durante la noche y se ve exacerbado por la prolongada posición sentado o de pie.

Los tumores malignos de la columna vertebral pueden ser primarios o metastásicos. La mayoría de los tumores espinales primarios se encuentran en pacientes menores de 30 años y por lo general involucran los elementos vertebrales posteriores. Los tumores metastásicos se encuentran principalmente en pacientes mayores de 50 años y tienden a ocurrir en los aspectos anteriores del cuerpo vertebral. Se aconseja precaución, y siempre tener un diagnóstico médico.

Síntomas dolor de espalda

Síndromes de las raíces nerviosas

El síndrome de la raíz nerviosa clásica se caracteriza por un dolor radicular derivado de la compresión de la raíz nerviosa debido a los discos herniados. Un síndrome similar también puede producirse por inflamación e irritación, lo que puede explicar por qué los pacientes responden a terapias conservadoras.

El dolor de choque tiende a ser afilado, bien localizado y puede asociarse con parestesia, mientras que el dolor de irritación tiende a ser sordo, mal localizado y sin parestesia. El choque se asocia con un signo de elevación de pierna recta positiva (es decir, hay dolor de en la pierna contralateral con la elevación de la otra pierna), mientras que la irritación no lo es. Los déficits neurológicos y la irradiación del dolor por debajo de la rodilla rara vez se ven en la irritación sola y se encuentran más comúnmente con el choque.

La causa del síndrome de choque más común es la hernia de disco, pero también puede ser causada por estenosis espinal o degeneración espinal.

Los discos herniados se producen a medida que los discos espinales se degeneran. Después de crecer más fino, el núcleo pulposo se hernia en la cavidad central y presiona contra una raíz nerviosa. Los discos intervertebrales comienzan a degenerar en la tercera década de vida, y los discos herniados se encuentran en la autopsia en un tercio de los adultos mayores de 20 años. Sólo el 3% de estos, sin embargo, son sintomáticos. Los lugares más comunes para la herniación son L4, L5 y S1.

La estenosis espinal se produce cuando los espacios discales disminuyen a medida que los discos intervertebrales pierden humedad y volumen con la edad. Incluso un trauma menor en estas circunstancias puede causar inflamación o choque de la raíz nerviosa, que puede producir un dolor ciático clásico sin ruptura del disco. El dolor puede ser bilateral.

La degeneración espinal es causada por alteraciones en la calidad higroscópica del núcleo pulposo. Este proceso progresa a la degeneración del anillo del disco. Junto con la enfermedad de la faceta posterior progresiva, este proceso conduce a la invasión del canal espinal o foraminal. Estos cambios retrogradantes y proliferativos en el disco anterior y en las articulaciones producen posteriormente síntomas clínicos y hallazgos radiográficos denominados degeneración compleja de 3 articulaciones.ç

La degeneración espinal tiene 3 etapas distintas:

  • Disfunción con quejas de dolor.
  • Inestabilidad con degeneración avanzada, pseudoespondilolistesis y anomalías neurológicas.
  • Estabilización con rigidez matutina y de pie prolongado o caminando, produciendo dolor radicular.

El síndrome de Cola de caballo se produce por la intrusión en la línea media de material nuclear o tumor en el canal espinal, que comprime el saco caudal. La presentación clásica es ciática bilateral, por la compresión de las raíces nerviosas, que envían mensajes desde y hacia la vejiga, los intestinos y las piernas.

¿Cómo puede ayudar un fisioterapeuta en su tratamiento?

Su fisioterapeuta puede ayudarle a mejorar o restaurar la movilidad y reducir el dolor de espalda, sin cirugía o los efectos secundarios de los medicamentos.

Si usted está teniendo dolor de espalda ahora mismo:

  • Manténgase activo y realice en lo posible su rutina normal (el reposo en cama durante más de un día puede ralentizar su recuperación).
  • Si su dolor dura más de unos pocos días o empeora, programe una cita para ver a su fisioterapeuta.

No todo el dolor de espalda es el mismo, por lo que su tratamiento debe ser adaptado a sus síntomas y condiciones específicas. Una vez que el examen esté completo, su fisioterapeuta evaluará los resultados, identificará los factores que han contribuido a su problema específico de espalda y diseñará un plan de tratamiento individualizado para su problema de espalda específico. Los tratamientos pueden incluir:

  • Terapia manual para mejorar la movilidad de las articulaciones y tejidos blandos, como la masoterapia, estiramientos...
  • Uso de tratamientos con hielo o calor o estimulación eléctrica para ayudar a aliviar el dolor.
  • Ejercicios específicos de fortalecimiento y flexibilidad.
  • Educación sobre cómo puede cuidar mejor su espalda.
  • Entrenamiento para levantar, doblar y sentarse adecuadamente. Para hacer las tareas tanto en el trabajo como en el hogar. Y para dormir adecuadamente.
  • Asistencia en la creación de un programa de actividad física seguro y eficaz para mejorar su salud general.

Todos los fisioterapeutas están preparados a través de la educación y la experiencia para tratar a las personas que tienen dolor de espalda. Es posible que desee considerar a un fisioterapeuta con experiencia en el tratamiento de personas con problemas ortopédicos o músculo-esqueléticos.

Consejos generales cuando usted está buscando un fisioterapeuta (o cualquier otro profesional de atención sanitaria):

  • Obtenga recomendaciones de familiares y amigos o de otros profesionales de atención sanitaria.
  • Cuando se comunique con una clínica de fisioterapia para una cita, pregunte acerca de la experiencia de los fisioterapeutas en ayudar a las personas con dolor de espalda.
  • Durante su primera visita con el fisioterapeuta, esté preparado para describir sus síntomas con el mayor detalle posible y diga qué empeora sus síntomas.

¿Se puede prevenir esta patología o lesión?

Como expertos en restaurar y mejorar la movilidad y el movimiento en la vida de las personas, los fisioterapeutas desempeñan un papel importante no sólo en el tratamiento del dolor de espalda persistente o recurrente, sino también en prevenirlo y reducir el riesgo de que vuelva.

Los fisioterapeutas pueden enseñarle a usar las siguientes estrategias para prevenir el dolor de espalda:

  • Utilice un buen posicionamiento corporal en el trabajo, en casa o durante las actividades de ocio.
  • Mantenga la carga cerca de su cuerpo durante el levantamiento.
  • Pida ayuda antes de levantar objetos pesados.
  • Mantener un régimen de acondicionamiento físico regular: mantenerse activo puede ayudar a prevenir lesiones.

Hay evidencia en evolución que sugiere que la mejor estrategia para prevenir la discapacidad y la búsqueda de atención para el dolor de espalda es simplemente entender lo que estamos aprendiendo sobre el tema del dolor.

El recurrir al ejercicio como prevención es muy importante. Sobre todo de aquellos encaminados a fortalecer y flexibilizar la musculatura de la espalda, como es el caso de la natación y el pilates.

Valoración: 
Promedio: 5 (3 votes)

Contenido Relacionado

Tratamientos

  • Fisioterapia
  • Masaje deportivo
  • Rehabilitación

Clases y otros servicios

  • Pilates
  • Yoga
  • Restauración Bioenergética